Radio Kumbe Colombia

Por: Essehomo Pino (Twitter: @EssehomoPino)
El año empieza con mucha turbulencia en asuntos políticos y asuntos públicos, se viene el despliegue de una arremetida contra sectores medianamente progresistas y otros sectores que podríamos juzgar más bien como sectarios; bajo este escenario es preciso el surgimiento y potenciación de los liderazgos de base, y el afianzamiento de las ideas que propicien un cambio en la mentalidad de la ciudadanía.

Las próximas elecciones regionales y locales serán uno de los escenarios de mayor importancia para la consolidación de las identidades socioculturales y de las economías territoriales, ya que el Plan Nacional de Desarrollo “Pacto por Colombia” que propone el Gobierno de Iván Duque siento que tiene mayor tendencia a establecer desde la institucionalidad cómo será el “desarrollo” local, una puerta para ampliar la exploración minero energética y potenciar las economías extractivas y de paso tener un soporte legal que le permita quitar del medio las consultas populares ambientales que se han convertido casi que en el único mecanismo para frenar el despropósito en que se convirtió la minería “legal” en este país.

Los asesinatos de líderes sociales apuntan mayoritariamente a la eliminación sistemática de los reclamantes de tierras, sin que los organismos de seguridad del Estado tengan una política de protección sería para dar fin con el fenómeno, en cambio anuncian con bombos y platillos unos supuestos planes para atentar contra el presidente de la República, capturando en un retén cualquiera a un par de sujetos venezolanos que se movilizan con armas escondidas en bolsos de viajeros. Ese se podría decir -más bién- que es modus operandi de los asesinos de reclamantes de tierras, lideres comunales, defensores de derechos humanos; y no el perfil de un atentado a la persona con mayor protección de dichos organismos.

La intención aquí es muy clara y tiene que ver con ratificar una doctrina que a fuerza, intenta imponer la idea de que las instituciones corren mayor peligro que los defensores de Derechos Humanos una nueva interpretación de la Seguridad Democrática.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *